Plan histórico para el deporte valenciano

0

Mujeres, políticas y no se declaran deportistas porque lo apretada de sus agendas no les permite colgarse esa etiqueta, pero sí muestran su aprecio por la actividad física que de una u otra forma tratan de colar en sus rutinas semanales

Son Isabel García, diputada delegada de Juventud y Deportes e Igualdad de la Diputación de Valencia, y Maite Girau, responsable de la concejalía de Sanidad, Salud y Deportes del Ayuntamiento de València.

Saben que nunca llueve a gusto de todos y que su labor se analiza, de parte de los clubes, deportistas y federaciones, de una manera más o menos crítica según a quién de ellos le preguntes, pero en líneas generales se sienten satisfechas de lo realizado en los 3 años que llevan al frente de sus respectivos departamentos.

Todavía con trabajo y sueños por realizar, analizan el pasado, presente y futuro de su etapa en esta entrevista donde queda claro que, de una u otra forma, el estar tan cerca del deporte les ha cambiado la vida.

– Pregunta: Mucho se habló en su momento, con el nombramiento del valenciano Màxim Huerta como Ministro de Cultura y Deporte, de su poca estima hacia la actividad física. ¿Se sienten ustedes de la misma forma?

Isabel García: No soy deportista, no puedo decir eso porque lo practico pero no compito. Me gusta el deporte y de hecho soy amante del fútbol, sigo jugándolo en el antiguo cauce del Río Turia, pero no hay tiempo para más por las obligaciones políticas que tenemos.

Maite Girau: Si entiendes el deporte en un sentido amplio podríamos decir que sí, que hacemos deporte y actividad física, como también procuramos que la gente haga actividad física como beneficio para su salud y mantenerse en forma. Yo camino rapidito, pero las responsabilidades políticas no me permiten tener tiempo para hacer otros deportes.

De momento estoy satisfecha con caminar y hacer marcha. Cada uno tiene que encontrar la manera de cumplir con esos objetivos mínimos de salud y forma física que establece la Organización Mundial de la Salud.

– P: Les miro y me pregunto, cada una en su ámbito de actuación (Maite con una ciudad donde nuevos espacios y el estado de las instalaciones deportivas centran el debate, e Isabel con una provincia donde ayuntamientos y federaciones también llaman constantemente a su puerta), quién tiene más quebraderos de cabeza y convive con más críticas a diario.

I.G.: Cada una con sus responsabilidades, pero no cambia mucho las peticiones que le hacen a Maite con las que me pueden hacer a mí. Lo único que yo a eso le sumo las peticiones de los alcaldes y de las alcaldesas, que además están en su obligación de pedir, pero a esas peticiones sumo las de los clubes, federaciones, etc… de toda la provincia. Aunque con la cantidad de clubes que hay en Valencia creo que Maite y yo debemos andar a la par.

Pero no es quebradero de cabeza porque además de la satisfacción que me produce la delegación de Igualdad, a lo que me dedico desde hace muchos años, cuando me encomendaron la tarea de dirigir la delegación de Deporte no era algo que hubiese trabajado de forma cotidiana, pero he descubierto un sector que me encanta, que me da muchísimas alegrías y satisfacciones.

Sobre todo porque ves que el apoyo de la institución permite a los deportistas y clubes mejorar en muchísimo su rendimiento deportivo y resultados, y eso es un poso de satisfacción que te va quedando. Y también el hecho de conocer tanta gente, porque si hay algo bonito del deporte es esa capacidad de relacionarse unos con otros, manteniendo unas redes estables de amistad, solidaridad y compañerismo.

Al final terminamos formando parte de una gran familia, que es la familia del deporte.

M.G.: Quebraderos de cabeza ninguno, porque cuando tú generas oportunidades en la ciudad y trabajas con el sector deportivo escuchando y con una actitud proactiva en escuchar sus necesidades, no solo con el sector deportivo sino con la población en general, enseguida te pones a la tarea de proponer soluciones para dar respuesta a esas necesidades.

Y ahí surgen las cuestiones que no están resueltas, cuando trabajas con el objetivo de promocionar la actividad deportiva y promocionar el deporte base a través de las asociaciones y de los clubes deportivos, porque además cada vez hay más niños y niñas que hacen actividad física, y cada vez son más las necesidades deportivas. Vas anotando las tareas y haces una planificación de cómo dar respuesta a esas necesidades.

Planificas nuevas instalaciones e incorporas también a esa planificación nuevas modalidades deportivas, como ya hemos hecho con el Urban Festival, con el Parkour o con otras disciplinas deportivas también, para así tener una oferta lo más amplia posible.

– P: ¿Está Valencia capacitada para responder, a nivel de instalaciones, al cada vez mayor aumento de demanda deportiva de la sociedad, con el incremento de clubes y su cantera en diferentes disciplinas?

M.G.: Es cierto que cuando tú pones como objetivo promocionar la actividad deportiva, cuando estamos hablando de actividad que se hace en instalaciones deportivas públicas, pues surgen necesidades. Pero también hay otra perspectiva diferente, y es que ahora hablamos del deporte femenino, y sigue habiendo instalaciones que no tienen bien resuelto el que haya espacios como aseos y vestuarios suficientes para acoger ese impulso que hemos dado al deporte femenino.

Todo eso son tareas que habrá que planificar en el futuro para que las instalaciones tengan todas las dotaciones necesarias. Tenemos buenas instalaciones, es cierto que hay algunas más antiguas y han quedado obsoletas porque también vamos avanzando y necesitamos más cuotas de calidad, pero sobre todo que sean sostenibles y energéticamente respetuosas con el medio ambiente, y todo eso implica una mayor inversión.

Es una situación que habrá que planificar en el futuro, y es cierto que es legitimo que cada sector y disciplina deportiva valore cuales son sus deficiencias y quieran mejorar, y pidan a la administración más instalaciones para poder absorber todo el potencial de crecimiento que han tenido en este tiempo. En esas tareas estaremos planificando para dar respuesta.

Insisto en que es perfectamente legítimo que en el caso del rugby, por ejemplo, salgan, pidan y exijan a la administración que a medio-largo plazo amplíe las instalaciones. Tenemos muy buenas instalaciones en el rugby, pero es cierto que cada vez hay más demanda y cada vez hay que hacer más ajustes en las instalaciones que tenemos para dar respuesta a todas las necesidades que tienen.

Teníamos también una petición importante del atletismo, porque teníamos una pista que necesitábamos mejorar, y ahí hemos estado para mejorar esa pista de atletismo que es referente nacional e internacional.

Tenemos la lista de todas las demandas y deberes que nos ponen, y las instalaciones deportivas no son lo único.

Por eso siempre recuerdo también a los ciudadanos que todo el deporte no se hace en instalaciones cubiertas, que tenemos instalaciones abiertas, elementales, que con el apoyo de participación ciudadana hemos ampliado.Tenemos ahí una planificación de rutas saludables para poder correr o caminar, y todo eso en una ciudad como València que permite hacer deporte al aire libre que es saludable, y hemos de contemplar todas esas opciones.

– P: Antiguamente el contexto en el que vivía el ecosistema deportivo estaba fundamentado en la continua ayuda pública, en basar los presupuestos en base al dinero que llegaba de las instituciones, y con eso salir a competir. ¿Estamos avanzando a la hora de concienciar a clubes, deportistas y federaciones en una realidad muy distinta, donde no todo debe construirse en base al dinero público que llegue?

I.G.: Siempre digo que en esta vida no todo es el dinero. Hay otra cuestión importante que es el compromiso político, que se ha de demostrar evidentemente con dotaciones económicas pero también se demuestra con la presencia. Apoyando iniciativas de las federaciones para atraer competiciones a nuestra provincia, se demuestra con el acompañamiento a esas competiciones o incluso cuando nuestros equipos viajan fuera.

El compromiso político se demuestra de muchas formas, y no solo con el dinero.

Evidentemente el más importante ha de ser el dinero porque sin dinero no se mejoran las instalaciones, no puedes dotar de nuevos espacios a los municipios que aún carecen de buenos entornos para el atletismo, campos de fútbol o de baloncesto.

Hay muchísima falta de dotación deportiva en los municipios de la provincia, porque aunque estos últimos 3 años hemos invertido cantidades importantes y hemos intentado completar el mapa de instalaciones, también es cierto que cuando los municipios tienen algún sobrante económico donde menos lo dedican los ayuntamientos es a los emplazamientos deportivos.

También hay que cambiar esa mentalidad por parte de los alcaldes y alcaldesas, porque el esfuerzo no solo tiene que venir de parte de la Diputación. También ellos tienen que acordarse de apartar un poquito para las instalaciones deportivas, y no dejarlo todo a la suerte del plan especifico que pueda llegar desde la Diputación.

La Diputación de Valencia reconoce el trabajo de los clubes valencianos en la Gala del Deporte Yosoynoticia.es

– P: ¿Qué papel pueden jugar los políticos a la hora de atraer el dinero privado, por ejemplo con la ley de mecenazgo deportivo para que así no todo dependa de la inversión pública?

I.G.: Nosotros hicimos un acuerdo al principio de legislatura entre la Dirección General de Deporte, el Ayuntamiento de València y la Diputación de Valencia donde llegamos a un acuerdo para que, cuando los eventos trascendían el ámbito de cada uno de nosotros, compartirlo y a ser posible que fueran viables con una dotación económica dentro de lo normal, de lo razonable, y sobre todo hemos mantenido el apoyo siempre necesario de las empresas privadas.

Siempre le digo lo mismo a clubes y federaciones cuando vienen a reclamar inversión para una actividad concreta, o cuando un club quiere más dinero procedente de las instituciones públicas. Y es que no pueden pensar que si no tienen el dinero público el proyecto o club desaparece, eso es un craso error. Cuando tú montas un club nunca puedes hacerlo pensando en que vas a contar con la ayuda de la institución, que antiguamente era así.

Cuando yo llegué la Diputación de Valencia era propietaria del 90% de los clubes de ciclismo y de atletismo, y de muchas otras disciplinas deportivas de la provincia de Valencia.

Eso lo hemos ido cambiando estos años, aumentando la inversión empresarial privada y haciendo que haya un equilibrio. Nunca la aportación de las instituciones debe ser más del 50% de un presupuesto de un club, porque entonces cuando no llega esa dotación, que nos pasó a nosotros en el primer año de esta legislatura que teníamos a la Guardia Civil permanentemente dentro de la Diputación con el tema de Imelsa y nos cortaron los fondos, había clubes que estaban acostumbrados a recibir 80 o 90.000 euros y de la noche a la mañana se vieron solamente con una dotación económica de 15.000, que era lo que permitía la ley.

Todos esos clubes desaparecieron o casi desaparecieron, hasta que entraron en la dinámica de tener que moverse para buscar inversión privada porque hay muchas formas de sostenerse. La ley de mecenazgo tampoco la conocen las empresas, como tampoco conocen bien el apoyo del CSD al deporte femenino. Hace falta más didáctica para que las empresas sepan cuáles son los beneficios a la hora de invertir en el deporte, en el deporte en general y en el femenino en particular.

M. G.: Es fundamental, y esa es una de nuestras líneas de trabajo, impulsar el asociacionismo deportivo, pero los clubes han de ser sostenibles también económicamente. Porque no se puede vivir solo de las ayudas públicas, y el proyecto del club se ha de seguir manteniendo aunque éstas bajes o desaparezcan por las circunstancias que sean. Eso solo cabe con el concurso también de la iniciativa privada, apoyando los eventos deportivos y el desarrollo de sus proyectos.

Ahí cabe una llamada desde aquí a las empresas para que apuesten por el deporte, y hagan inversión en esos clubes y acontecimientos deportivos.

Y después formando y apoyando al mundo asociativo también, para que encuentren fórmulas para esa sostenibilidad. Nosotros hemos hecho un esfuerzo importante dando información y formación con material técnico y apoyo desde cuestiones de fiscalidad y de organizativas, para que también vayan entrando cada vez más en la profesionalización de sus técnicos y que la oferta deportiva que hagan a la ciudadanía sea cada vez de mayor calidad, esa sí que es una apuesta de este equipo de gobierno.

Que sean sostenibles, pero esa sostenibilidad también se hace desde la calidad en la oferta que prestan. Hemos de ser complementarios porque no se entendería el deporte sin las entidades deportivas, sin el sector deportivo que es fundamental, y para eso se ha de estar en condiciones de prestar ese servicio publico para el que están llamados, y ahí estamos nosotros empleados con ellos en ese trabajo.

Cuando nos incorporamos al ayuntamiento cambiamos también lo que era la estrategia de las subvenciones para apoyar no solo el deporte de élite, sino también los proyectos deportivos que iban en consonancia con lo que eran nuestros objetivos en el deporte escolar y el deporte femenino, de tal manera que los clubes también vieran apoyados esos proyectos o que les permitiera impulsar proyectos nuevos que fueran en consonancia con esos objetivos.

El apoyo de la administración ha de ser inicial, ha de ser básico, pero ellos lo tienen que completar con lo que son sus propios asociados, y después con el patrocinio y apoyo de empresas que debería ser cada vez mayor. Para eso necesitamos información, pero también una ley de mecenazgo que incorpore las necesarias medidas fiscales, para que las empresas puedan obtener beneficios económicos en ese apoyo al deporte.

Eso es fundamental, porque el altruismo es difícil encontrarlo si no tienen una contrapartida que además es legítima y necesaria.

– P: La pilota, además del deporte femenino e inclusivo, son ejemplos de cómo en los últimos años se ha apostado por invertir en actividades más allá de las de siempre. Especialmente relevante es el tema del femenino, ya que las mujeres cada vez tienen más protagonismo practiquen la disciplina que sea.

M.G.: En ocasiones es la propia administración la que ha de abrir el camino, y forzar a que se trabaje en esa dirección desde el propio discurso hasta en la creación de aquellas condiciones que faciliten que los proyectos deportivos inclusivos, femeninos o de pilota salgan adelante. Para ello incorporamos nuevas líneas de apoyo, y además una baremación más favorable a esos nuevos proyectos del deporte inclusivo y femenino.

Y a la hora de plantear eventos deportivos, cuando la administración pone en el punto de mira ese tipo de enfoque llegan proyectos a la mesa, y ahí hemos tenido presentando hace poco el torneo de tenis femenino que ha mejorado su categoría y dirige Anabel Medina, hemos estado dando apoyo también a proyectos europeos de deporte paralímpico con el tema de la vela, y cuando hablamos de proyectos para la población en general pues mira, en nuestro caso y en nuestras instalaciones públicas, lo que hemos hecho es bonificar el uso de las instalaciones.

Para el desarrollo de proyectos dirigidos a personas con diversidad funcional, donde se puedan hacer actividades deportivas, de rehabilitación, de personas que tienen problemas físicos, psicológicos… es una manera de incentivar también ese tipo de proyectos y fomentar ese deporte.

Después, en nuestra política de becas del ayuntamiento hablando de inclusión, para que nadie quede atrás por falta de medios, en nuestras escuelas deportivas que son el inicio de ese camino formativo y educativo que ha de tener el deporte, desde el primer momento quise que un 10% de las plazas de escuelas deportivas estuvieran reservadas para niños y niñas con dificultades económicas, porque el deporte no puede excluir a población en riesgo de exclusión social.

I.G.: Yo creo que en estos momentos Valencia, la provincia de Valencia en su conjunto, es referente dentro del deporte femenino e inclusivo. Hace unos meses me invitaron a San Sebastián, a dar una conferencia sobre la importancia y el referente que es en estos momentos la provincia de Valencia en deporte femenino. Hace unos años nosotros mirábamos al norte, a Euskadi y Cataluña que fueron referentes para las políticas que se hacían en el resto del Estado porque siempre han ido por delante. En estos momentos Valencia y la provincia de Valencia son referentes para ciudades como pueden ser San Sebastián, que siempre habían liderado el deporte femenino.

Tenemos pruebas de ciclismo femenino, hemos traído el hockey y la final de la Copa de la Reina, hemos tenido la fase de ascenso del baloncesto femenino o la Copa de la Reina de waterpolo en Nazaret. El hecho de que la liga femenina entre el Valencia y el Levante se juegue en los grandes estadios también suma, y por eso insisto en lo de que somos referente, y eso se consigue además de con el discurso también haciendo acciones en positivo para mejorar la participación de las mujeres en el mundo del deporte, y para ponerlo en primera línea.

Tenemos una línea de trabajo muy similar a la que evidentemente tiene Maite Girau, somos socialistas y compartimos la visión de cómo han de ser las políticas en el mundo del deporte, y realmente las convocatorias de subvenciones van en la misma línea que ha comentado Maite, incluso hemos ido más allá y nosotros este año sacaremos una línea de subvenciones única y exclusivamente para equipos femeninos, porque sabemos que si la damos a los clubes no llegan a los equipos femeninos.

Es novedosa, y la extraje de una visita que hice al ayuntamiento de Bilbao que ya hacía años que ellos trabajan en esta línea, y va a ser exclusivamente para equipos femeninos y que de esta forma no se lo coma el deporte masculino. Siguiendo la misma línea de actuación que siguen desde la concejalía en la ciudad de Valencia, yo creo que hemos conseguido recortar esa distancia que había entre el deporte masculino y el femenino.

En el tema de la pilota estamos muy bien acompañados en la labor por la Federación de Pilota, porque hay que decir que por mucha voluntad política que tengamos si luego no somos capaces de venderle el discurso y el convencimiento a las federaciones y a los clubes, esto no tira. Solo con nuestras buenas intenciones las cosas no funcionan, y creo que ambas hemos conseguido trasladar esa visión que teníamos del mundo del deporte a las federaciones principalmente, y nos están acompañando. Y el tema de la federación de pilota es un ejemplo claro.

¿Quién soñaba con que las mujeres jugasen en Pelayo? Ahora ya son habituales y cada vez hay más competiciones femeninas de pilota, y ahora vamos a por la profesionalización del mundo de la pilota femenina. Creo que estamos en una buena línea, pero quizá nos falte tiempo.

M. G.: Al hilo de lo que decía Isabel, socialistas en este caso como somos y además mujeres, gobernamos desde la participación y el consenso, y eso quiere decir que implicamos como no podía ser de otra manera a ese amplio sector deportivo en lo que son nuestras políticas. Y no solo decimos, sino que hacemos, convencemos y trazamos las líneas de trabajo para que no haya ningún equivoco en que ese es el camino que queremos seguir.

Y después hay una cuestión que también tienen clara los clubes y federaciones, y es que su crecimiento deportivo también pasa por incorporar cada vez más a las mujeres, que están dando muchos éxitos deportivos y por tanto es potencial de crecimiento. Es un potencial importante y es un derecho que tenemos.

I.G.: Otra cosa que hemos hecho muy bien nosotras, y eso es importante que lo reconozcamos, es que nos hemos convertido en aliadas de las federaciones y de los clubes, y ellos seguro que lo han de ver igual que nosotros. Creo que en estos momentos nos consideran una de ellos, eso facilita mucho las cosas, facilita mucho el trabajo, el discurso, las acciones que se están desarrollando porque estamos en el mismo barco.

Y también hemos conseguido que se sume la Dirección General de Deportes de Josep Miquel Moya a esta línea de trabajo. Las 3 instituciones tenemos sintonía y hay complicidad en los objetivos a pesar de que Josep Miquel pertenezca a otro partido político, y eso creo que se traslada muchísimo fuera. Desde el primer día tuvimos claro lo que queríamos hacer, y por eso creo que vemos el resultado tan bueno en líneas generales.

– P: ¿Qué retos tiene por delante el deporte femenino?

I.G.: Hay una cosa que siempre dije desde el primer día, que me gustaría que todo lo que yo hiciese me sobreviviese. Que si no estoy en la próxima legislatura que el que venga detrás no le quede otro remedio que seguir trabajando en la misma línea de actuación porque se lo reclamen las federaciones, clubes y mujeres deportistas. Eso creo que lo vamos a conseguir, una semilla tan bien plantadita que luego va a ser difícil que el venga detrás corte el árbol.

Yo tengo un reto, un sueño, pero no sólo en el deporte femenino. Me gustaría crear en la próxima legislatura, si tengo la suerte de seguir formando parte del equipo de gobierno de la Diputación de Valencia, una especie de Plan ADO pero de la provincia de Valencia.

Ahora mismo cuando damos subvenciones a los deportistas, tanto de base como de élite, luego no hay un seguimiento exhaustivo de cada uno de esos deportistas. Pero a mí me gustaría trasladar la idea privada del Proyecto FER al entorno de la Diputación de Valencia. Estoy trabajando ya en ello, y es algo que percibí al poquito de llegar de que hacía falta porque me gusta hacer seguimiento de los deportistas que tenemos, y lo hago yo personalmente.

Evidentemente no tengo la capacidad para hacer el seguimiento exhaustivo que se merece un deportista, pero hay algunos deportistas a los que sigo más de cerca por diversas circunstancias, y siempre pienso en lo que seríamos capaces de hacer si realmente implantásemos un programa público de ayudas en la provincia de Valencia. Ese será el próximo reto para mí en la próxima legislatura, si tengo la posibilidad.

Y lo demás creo que vendrá solo a partir de ese proyecto, y evidentemente será igualitario, tanto para mujeres como para hombres, para el que lo merezca.

Si somos capaces de armar esa estrategia, las cosas cambiarán mucho en el mundo del deporte valenciano.

M.G.: Nosotros no tenemos la posibilidad ni la competencia de becar directamente a los deportistas, pero sí de facilitar su formación y su tecnificación, y en los precios públicos que revisaremos en septiembre lo que vamos a incorporar son bonificaciones por el uso de nuestros espacios, para que no tengan tanto coste a la hora de utilizarlos. Y después, si tuviera que plantear un sueño que es posible hacerlo realidad trabajando en esa dirección, sería conseguir en los eventos deportivos el 50/50.

Ojalá, y no sólo en lo que son eventos sino también en conseguir que se incremente la práctica deportiva y la actividad física de la ciudadanía para tener una ciudad más saludable, y que no quedara nadie o casi nadie sin hacer actividad física. Que ninguna mujer, que son las que tienen una serie de barreras históricas que hemos de romper, se quedara sin practicar actividad o ejercicio físico, mejorando en general la salud de toda la población.

Las ayudas que la Diputación de Valencia ofrece a los pilotos de automovilismo y de motociclismo

– P: Llegando a la recta final de la actual legislatura, y ya con el paso de los años al frente de sus respectivos departamentos, ¿están satisfechas de la fotografía que podemos hacer de la ciudad y la provincia? La sensación que se desprende es que hay mucho más que fútbol, y eso lo percibe cada día más la población.

M.G.: Creo que hemos hecho un esfuerzo importante en dar a conocer que tenemos muchos deportes y que hay una oferta además muy completa, sabiendo que es imposible contentar a todo el mundo, eso forma parte de la lógica de pedir. La política es dinámica y en ese sentido surgen nuevas necesidades, y por tanto has de dar respuesta. Es difícil llegar a una situación real del 100%, pero como decía sí que hemos puesto en valor todos los deportes de la ciudad porque no solo tenemos fútbol.

Tenemos hockey, tenemos rugby, tenemos béisbol que hemos tenido también la Copa del Rey… tenemos muchísimos deportes que practicar y por tanto cada uno puede elegir aquello que más le guste o que más le acomode, y después es fundamental seguir trabajando para tener más inversiones en la ciudad, combinando la mejora de nuestras instalaciones con nuevas dotaciones porque realmente había un desequilibrio en los barrios.

Por eso estamos ya licitando la nueva instalación en Parque Central que será una instalación magnífica, hay un proyecto también para un pabellón en San Isidro, vamos a tener una zona deportiva en El Cabanyal, vamos a mejorar también Nazaret que ya es un modelo de sostenibilidad y eficiencia energética, vamos a licitar y dentro de nada estará ya casi adjudicado el campo de fútbol de Malilla… tenemos ahí nuevas instalaciones que son nuevos retos para dar respuesta a esa demanda de la ciudadanía, y esperamos continuar trabajando para dejarlo todo finalizado.

I.G.: Nosotros estamos prácticamente igual, queremos corregir ese desequilibro que hay en algunas instalaciones. Nosotros nos encontramos con que en esto del ‘boom’ de las construcciones que hubo, había muchas poblaciones que tenían instalaciones que luego no estaban terminadas, o cuando la anterior corporación quiso que todos los pueblos tuvieran su campo de fútbol pero luego resulta que el resto de instalaciones estaban cayéndose.

Hemos corregido esos desequilibrios y este año vamos a dedicar casi 4 millones de euros a un plan de instalaciones deportivas, y 2 millones de euros a construir y reformar trinquets en toda la provincia de Valencia.

La dotación económica ha aumentado con respecto al pasado, y ahora además no son dirigidas esas ayudas. No se trata de decirle a todos los municipios eso de “constrúyete un campo de fútbol”, que por cierto en la época del señor Rus valían 600.000 euros y ahora valen 275.000, 250.000 y hasta 150.000 euros, y con calidad.

Con lo que el señor Rus hacía un campo de fútbol, yo hago 3 campos.

No hay ahora planes teledirigidos, sino que cada ayuntamiento elige cuál es la inversión que quiere hacer y nosotros apoyamos esas inversiones, también en función del mapa que tenemos de todas las instalaciones de la provincia. Prioridad es acabar las que quedaron sin finalizar, su mejora, y luego ya si eso está cumplido pues permitimos la construcción de nuevos recintos. Pero prioridad es sobre todo completar el mapa de instalaciones para que todas estén en perfectas condiciones.

El apoyo nuestro también es a todas las disciplinas deportivas, cuando nos traen un proyecto a mi mesa siempre miro que apoye un deporte base, el deporte participativo y el deporte femenino. Si cumple esas 3 cosas evidentemente va a ser apoyado por la Diputación de Valencia, y las disciplinas deportivas pues las apoyamos todas porque hemos intentado salir del mantra del fútbol y del baloncesto, y abrirnos a otras.

Intentamos abarcar todas las disciplinas para que todo el mundo también se sienta representado, y en esa línea queremos seguir trabajando el resto de legislatura y sentando las bases para las próximas, para que esté quien esté vea que esto es positivo y se puede seguir por este camino.

– P: Se queja la gente del deporte en la ciudad y la provincia de que todo va muy lento, de que las cosas no se solucionan con la celeridad que debieran.

M.G.: Va a ser muy difícil encontrar a alguien en la ciudad que diga que no ha hablado conmigo o que no le hemos atendido, porque somos de esos políticos diferentes, de una nueva generación que están próximos a la ciudadanía y próximos al movimiento deportivo.

Estamos presentes, los escuchamos, atendemos sus necesidades y cuando no es posible por razones económicas o por otras cuestiones técnicas o de prioridades, no tenemos ningún problema en decir que algo no es posible y explicarlo, pero ofrezco una alternativa o a lo mejor todavía la tengo. En ese sentido la transparencia y la calidad en la información siempre está ahí, y creo que eso la gente lo agradece.

I.G.: Antes las subvenciones en la Diputación se daban a través de una empresa semipública que era IMELSA, y se daban sin convocatoria o mejor dicho, había una convocatoria pero no eran bases objetivas. Era a gusto del diputado que estaba al mando, y daba la dotación económica que él creía conveniente. No había unas bases transparentes, y cuando yo propuse cambiarlas lo primero que hice fue arrancar esa dotación económica de IMELSA y traerla a la Diputación de Valencia creando unas bases, que son las bases de eventos extraordinarios.

Pensaba que la gente iba a ‘liarla parda’, y al contrario, la gente agradeció que por primera vez en muchísimos años supiese de entrada que todos partían desde el mismo punto de salida, y que iban a ver contemplado en las propias bases qué cantidad económica les iba a tocar en función de lo que pone en las mismas. A partir de ahí ya solo dependía de cuantos proyectos se presentasen a la convocatoria.

Más transparente que eso es difícil, y lo cierto es que la gente lo agradeció, tanto los clubes como las federaciones y los propios deportistas. El año pasado me llevé muchas broncas porque reconozco que se plantearon mal, intentando democratizar el proceso abrimos en exceso la convocatoria de ayudas a los clubes de élite, y a los clubes que realmente están en la élite les tocó una dotación económica menor, con lo que se enfadaron muchísimo.

Asumí ese error porque no había mala intención en ello, al contrario, dí la cara y si somos transparentes explicando las cosas la gente no puede reprocharnos nada.

La gente lo agradece y Maite y yo hemos demostrado estar muy al pie de la calle, y sobre todo lo que te decía al principio, que somos una más de ellos, solo nos falta ponernos el chándal y empezar a jugar (risas).

M.G.: Hay una cuestión que es importante también y es el respeto que se ha de tener al sector, y eso en el talante que tenemos está. El respeto, el diálogo, el consenso, y desde ahí yo creo que es comprensible y se entienden incluso las divergencias que incluso a veces las puede haber. Cuando trazas un camino y te marcas unos objetivos hay quien entra en esos objetivos y quien no, pero en cualquier caso es una decisión de ellos.

El respeto sí que creo que lo tenemos ganado porque nosotras somos las primeras que respetamos al sector, y desde el principio hemos entrado con ese ánimo de dialogar y de tener consenso.

– P: Son ustedes mujeres, políticas, ¿y se sienten orgullosas también del camino que está tomando el deporte en la ciudad y la provincia de Valencia?

M.G.: La verdad es que la política tiene esa parte maravillosa de poder tomar decisiones que mejoren la vida de la gente, eso es lo que hemos hecho, y que además mejoren el sector deportivo y den respuesta a esas necesidades. Que además la propia ciudad viva que hay un crecimiento del deporte, de los eventos, pero que además es razonable y racional teniendo un impacto para la propia ciudad, creo que eso se valora positivamente.

Estamos orgullosas del trabajo aunque siempre, como nos ponemos retos importantes, queda camino por andar y uno siempre tiene los deberes de seguir mejorando, que es lo que corresponde.

I.G.: Yo estoy muy contenta, y también muy orgullosa. Estoy muy orgullosa, porque conseguir transformar lo que nos encontramos en la Diputación de Valencia en menos de 3 años era un reto importante que lo hemos asumido con mucha responsabilidad, y creo que lo hemos conseguido aunque evidentemente quedan cosas por mejorar. Creo que la convocatoria de este año mejora en muchísimo la convocatoria de ayudas de años anteriores.

Me llevo como deberes lo de crear ese propio programa al estilo de ADO, luego ya veremos cómo se plasma. Y sobre todo me llevo, haciendo un balance de la legislatura en estos momentos, una satisfacción personal de la gente que he conocido.

La gente del deporte aporta muchísimo por esa forma que tienen de entender la vida con compañerismo, solidaridad, ese grupo compacto que forman aunque sean de disciplinas deportivas diferentes. No sé si es casualidad o qué, pero últimamente todas las personas que conozco y han pasado a formar parte de mi vida de una forma más íntima proceden del mundo del deporte. Es un mundo que me gusta, en una sociedad actual donde todo es tan material pues que todavía haya gente que ponga por encima de lo material la pelea por los valores, es algo admirable. La gente que ha llegado a ser deportista de élite tiene una historia detrás.

El mundo del deporte es tesón, entrega, pelea… eso me enseña mucho, aprendo de ellos y luego mis quejas pasan a un segundo plano porque ves gente que lo da todo sin apenas ayudas económicas, llorando cuando por fin pueden subir a un pódium. Ahí las quejas cotidianas que podemos tener todos parecen insignificantes.

La gente del mundo del deporte no se rinde nunca. Lo que ellos pueden enseñarle a la sociedad es impagable, y hay que fomentarlo más si cabe.

M.G.: Son historias de vida e historias también detrás de cada club, de cómo ha llegado hasta ahí, con qué dificultades, con el esfuerzo de muchas personas absolutamente entregadas con su proyecto. Realmente hay historias por las que merece la pena estar aquí, con un sector amable, aunque las quejas tampoco me han preocupado nunca.

Las necesidades siempre son bien recibidas y desde luego lo que hay que hacer es ponerlas en una balanza, ver el panorama global y en función de dónde se van situando las prioridades y los medios pues tú vas trazando una hoja de ruta, de qué va delante y qué va después.

“La Diputación refuerza su apuesta por el fútbol base y femenino con ayudas a equipos de categorías inferiores”

www.yosoynoticia.com

Compartir.

Sobre el Autor

Redactor Contenidos FRCV

Redactor de contenidos de la página web de la Federación Valenciana de rugby. #FRCV

Comentarios están cerrados.