Por los valores que tiene, el rugby es el deporte del siglo XXI

0

Pregunta: Visto lo visto entiendo que su balance del año que termina, ahora que ha sido reelegido como presidente de la Federación de Rugby de la Comunidad Valenciana (FRCV), debe ser bueno.

Respuesta: Un año muy bueno con la final de la Copa del Rey, con las campeonas de España de rugby femenino XV en sub 18, donde hemos organizado el Seven Femenino que han venido 14 selecciones de toada España, o con todos los campeonatos que hemos hecho en Oliva y Cullera.

La promoción del rugby está disparándose, pero seguimos trabajando cada día por ir a más. Estamos en el mejor momento de su historia, ya estamos así desde hace año y medio o dos años, y todas las semanas nos llama mucha gente para preguntarnos dónde se puede ir a jugar a rugby.

P: ¿No da un poco de vértigo ver dónde se estaba hace 5-10 años, y vislumbrar lo que puede ser este deporte de seguir así dentro de una o dos décadas?

R: El problema a nivel de contar con los recursos humanos no lo tenemos. Estamos haciendo cursos de formación desde que empezamos la legislatura anterior, tanto de entrenadores como de monitores con formación continua, pero también cursos de sanitarios con la reanimación cardiopulmonar y primeros auxilios.

Lo que nos falta son las infraestructuras. Llevamos 3 años peleando y ya hemos conseguido campos en la Vall d’Uixó, Gandia, Morvedre, Vinaròs o Villarreal, además del Alto Palancia. En Alicante este año 2018 nos reunimos con la concejala y nos pidió un proyecto para hacer campo de rugby y fútbol americano en Alicante, y en 2019 podría ya estar en marcha el campo de rugby en la ciudad.

Es en Valencia donde también estamos peleando muchísimo y nos hemos reunido con la Fundación Deportiva Municipal (FDM) varias veces, y son los clubes los que también presionan para conseguirnos unos terrenos y que nos hagan campo de rugby. Con la asociación de vecinos de Benimaclet también nos hemos reunido porque quieren un campo de fútbol nuevo, y también quieren que nosotros como deporte podamos ir allí, quieren que el campo de fútbol también sea de rugby ya que somos compatibles.

Hemos hablado con todas las partes para que modifiquen el PAI previsto porque sino no cabe el rugby, y el de fútbol cabe justo en esa zona. Si todo va bien igual tenemos ahí un nuevo campo de rugby en Benimaclet. Y luego además, en conversaciones con la FDM, nos han trasladado que en terrenos junto al nuevo hospital de La Fe también se podrían meter uno o dos campos para habilitar ese terreno municipal a la práctica del rugby.

P: Qué importante sería conseguir ese firme y decidido apoyo institucional como tienen otras ciudades, caso de Valladolid que siempre se pone como gran referente nacional en este apartado.

R: Tenemos un potencial humano de muchos niños que hay clubes en el antiguo cauce del río que ya no caben más, y por ejemplo esta temporada el Andemen Tatami se ha tenido que ir con algunos equipos a Quatre Carreres, por ejemplo.

Nos da envidia Valladolid por el nivel de juego y equipos, pero es en el apartado de instalaciones donde ahora necesitamos el apoyo institucional porque de tenerlo, seguro que seríamos igual o más que Valladolid con el potencial humano que tenemos en Valencia.

Allí tienen donde meter a todos los niños y a todo el mundo que quiere jugar a rugby, y explotan muy bien todos los campos de Pepe Rojo para ese deporte-turismo que tantos ingresos extra de mucha importancia deja en la ciudad.

P: ¿Cómo se puede explicar este ‘boom’ del rugby en la Comunitat?

R: Yo lo achaco a dos hechos muy importantes. El primero que es un deporte de valores, y a nivel internacional vemos los valores de verdad aplicados a ese deporte con los partidos y la forma que tienen de jugarlo por todo el planeta.

Otra cosa a destacar es la irrupción de las mujeres, del rugby femenino. Siempre digo que lo mejor que te puede pasar en un club es tener un equipo de rugby femenino. Son constantes, trabajadoras, y es la mujer del siglo XXI rompiendo estereotipos. Desde la FRCV trabajamos mucho por el rugby femenino.

Es ahí donde más ‘subidón’ ha habido, quintuplicando fichas y pasando de los 2-3 equipos a los 12 de la actualidad. Ahora tenemos hasta una liga territorial femenina de 13 clubes.

En licencias en general estamos terceros de España, sólo por detrás de Cataluña y Madrid. Hace 10 años teníamos a Andalucía y el País Vasco por delante, pero ahora en licencias, que todos pagan sus fichas, estamos por delante y creciendo mucho. Además tenemos el S6, que no contabilizan sus fichas pero todos los clubes los tienen y organizan eventos para que tengan partidos y puedan jugar más.

Son nanos de 4 a 6 años, traídos por unos padres que vienen huyendo del fútbol y eso lo vivimos cada día con los clubes.

P: Creo que otra de las cosas que diferencia del resto es la decidida apuesta por el deporte inclusivo que el rugby asumió mucho antes que el resto. Ahora son muchas otras las disciplinas que desean seguir vuestros pasos…

R: Estamos trabajando mucho en ello, y fue en Cullera donde nació el primer club, que lo importó de Escocia. Allí se da mucho valor al rugby inclusivo, y de hecho lo financia la Seguridad Social viendo que los chicos que practican rugby se relacionan y socializan más y mejor.

Aquí en la Comunitat ya hay 3 equipos de rugby inclusivo en varios clubes, y el Rugby Club Valencia va a crear otro. En la parte que nos toca a nosotros ya estamos trabajando en cursos de facilitadores para el rugby inclusivo. Los facilitadores son 3-4 de los 15 que juegan, para facilitar el juego, y se va a hacer el segundo curso ahora al empezar en 2019.

P: ¿Simplifico demasiado si afirmo que conseguir que la Comunitat Valenciana tenga más equipos en la élite sería el paso más importante para tener mayor presencia en los medios, y sobre todo de calidad?

R: Lo ideal sería tener más equipos en la élite, que tenemos ya al CR La Vila que sale por televisión compitiendo en División de Honor masculina. Lo ideal también sería tener uno en la capital de la Comunitat que es Valencia, uno masculino y otro femenino y me consta que se trabaja para ello.

Al respecto de esto, y de los recursos económicos que obviamente necesitan los clubes para hacer viable este sueño, en la primera legislatura podemos decir que hemos organizado la nueva federación de rugby y ahora vamos a desarrollar todo lo que tenemos en mente.

Los dos puntos mas importantes que tengo en esta legislatura son esponsorización e infraestructuras.

La esponsorización conlleva la visibilidad en los medios de comunicación, y además creo que toca trabajar con los equipos para que tengamos, aparte de las escuelas nuestras que sacan gente con mucha calidad, gente de fuera que sean cracks y enseñen a los de aquí. Que los de casa se puedan ver reflejados y tengan referentes para elevar su nivel de juego, y así luchar con más argumentos para ascender a División de Honor.

Yo pongo mucho el ejemplo del Burgos, de hacer fichajes de calidad para llegar a DH y luego al subir ya trabajas con la cantera para mantener el equipo ahí arriba. Estando en la élite recibes más ingresos, porque la marca rugby vende con los valores que lleva aparejados.

P: ¿Vende tanto como para decir que puede ser un deporte de masas en España?

R: Tenemos que llegar a más, porque obviamente estamos 20 años por detrás de los equipos anglosajones y francófonos, pero claro que llegará a ser un deporte de masas. Actualmente ya ves los campos de Valencia con las gradas llenas, y ves a muchos niños y niñas que se inician y desean continuar practicándolo.

Tenemos los proyectos de colegios que vienen a descubrir el rugby de la mano de la FDM, y la Fundación Trinidad Alfonso ha puesto más horas de rugby para las jornadas extraescolares de los niños. Tenemos también tecnificación de Seven para que esta modalidad olímpica pueda tener más representantes valencianos en las próximas olimpiadas, tanto en chicos como en chicas.

Esto tiene que empezar a masificarse, pero el problema grande ya lo hemos comentado que son las instalaciones. Ese sería mi mejor legado, como Juan Castro en su mandato dejó lo de Quatre Carreres para la ciudad. Ahora volvemos a necesitar más instalaciones.

P: Lo que se percibe desde fuera es estabilidad en vuestro ámbito. ¿Se explica por ahí que sólo existiera su candidatura a presidir la FRCV?

R: Es que creo que este es el camino a seguir, ya hemos conseguido la estabilidad en la federación.

Aquí todos estamos unidos y la muestra es la participación de los clubes en la última Copa del Rey que tuvimos en el campo del Levante UD.

Para esa final, dejando el boicot externo aparte que no quiero entrar más en el tema, los clubes de la Comunitat se volcaron y casi llenaron el estadio Ciutat de València para esa final de Copa del Rey donde Àlvar Gimeno, un valenciano, se proclamó campeón con el VRAC.

Final Copa Rey Rugby: a examen el presente y futuro del rugby valenciano

P: ¿Lo que más cuesta, además de luchar contra la falta de campos de rugby, es afrontar el amateurismo de un deporte donde muchos luego no ven una salida profesional?

R: Estamos viendo que se nos va gente joven y buenos jugadores a Madrid, Valladolid y otros sitios. ¿Qué les ofrecen allí? Pues estudios y partidos de nivel, aunque también es cierto que muchos se van a jugar a División de Honor B, que lo pueden hacer también aquí. Chicas también se nos han ido 5 o 6 de mucho nivel, y por eso buscamos soluciones.

Una de ellas, que pondremos en marcha nada más comenzar el 2019, será la de reunirnos en con el Director General de Universidades y con el Director General de Deportes, que dicho sea de paso siempre nos ha apoyado mucho, para que los deportistas de élite en el rugby puedan tener más facilidad de acceder a los estudios que ellos quieren o pueden realizar.

Tenemos que hablarlo para concienciar a los profesores de que, si son deportistas de élite y los llama la selección española, no pueden tener tantas trabas para estudiar y jugar a su deporte. El problema es que existe el pensamiento de que lo que buscan estos chicos y chicas es aprobar sin estudiar, pero no es así, lo que buscan es compatibilizar ambas cosas.

P: ¿Y qué hay del marketing para captar sponsors, y la profesionalización de muchas de las tareas que realizan los clubes como herramientas necesarias para que el rugby de la Comunitat pueda dar un salto más?

R: Desde nuestro ámbito ya hemos profesionalizado mucho la federación, creando hasta 10 puestos de trabajo directos e indirectos tenemos muchos más con los programas, cursos y demás iniciativas que afrontamos, todos ellos trabajando y dados de alta en las Seguridad Social.

Los clubes necesitan hacerlo mucho más, necesitan un empujón más a base de esponsorización, ya que es la pescadilla que se muerde la cola porque una cosa lleva a la otra y si te falta alguna de ellas, andas perdido. Por eso hay que inculcar la necesidad de profesionalizar, ya que a lo mejor no encuentras sponsor porque no profesionalizas.

Para eso estamos creando dossiers de esponsorización y hemos hecho más cositas para ayudar a los clubes. Tenemos pendiente un plan de comunicación y otros proyectos interesantes al respecto.

P: ¿Es el rugby el deporte que mejor puede recoger los valores que debe tener una sociedad moderna del siglo XXI?

R: Por los valores que nosotros practicamos y transmitimos a los niños y fomentamos, creo que es el deporte del siglo XXI. Aquí presumimos de hacer mejores personas para así luego hacer mejores jugadores.

No hay violencia en las gradas aunque el problema que ya hemos detectado en algunos casos aislados es que vienen padres del fútbol, y los tenemos que reeducar en los valores del rugby y en cómo vivimos este deporte desde fuera. Aquí aplaudimos la jugada buena y la mala, nos equivocamos jugadores, entrenadores y árbitros.

Por eso queremos poner carteles en los campos con los valores que propugnamos y lo que se tiene que hacer. Ya a los niños no les decimos eso de ‘jugamos contra’, sino que les decimos que jugamos con compañeros que llevan otro color de camiseta.

Al respecto nos ayuda el hecho de que hasta los 14 años no se juega ni compite por resultado en el rugby de formación, algo que consideramos fundamental para su desarrollo. Y no me puedo olvidar del famoso ‘tercer tiempo’, que hace mucho por esa reeducación de todo el mundo. Son los propios padres los que traen el tercer tiempo, y se pican de forma sana entre ellos con la comida que aportan para pasar ese rato de convivencia tras un partido.

Somos un deporte inclusivo y no hace falta que tengas una diversidad funcional, aquí puedes ser alto, bajo, delgado o gordo pero caben todos, es un deporte de equipo y todos trabajamos juntos. En el fútbol si no vales te quedas sin jugar y en el rugby pasa lo contrario, seas como seas sales a jugar seguro. En el rugby ‘gordo’ es un halago, en el fútbol es algo despectivo.

P: Nos quedamos pues con ese mensaje de optimismo en cuanto a la salud del rugby valenciano que desprenden sus palabras.

R: Y todavía van a llegar más jugadores y jugadoras valencianas a la élite, pero no caben ya los niños que quieren jugar a rugby y por eso necesitamos más campos. Hay muchas ganas de seguir trabajando por el rugby de la Comunitat Valenciana, y tenemos un potencial enorme para poder desarrollar rugby más allá de la ciudad de Valencia, como por ejemplo en Torrent que ya hemos entrado con la FDM para desarrollarlo allí.

Y no me puedo olvidar de Murcia, Cuenca, Albacete o Teruel, que se han asociado con nosotros por el nivel de la competición y las facilidades que encuentran para disfrutar del rugby junto a los equipos de la Comunitat.

Compartir.

Sobre el Autor

Redactor Contenidos FRCV

Redactor de contenidos de la página web de la Federación Valenciana de rugby. #FRCV

Comentarios están cerrados.